Hacia una mejor gestión del agua y el saneamiento

En su presentación ante el Congreso de la República el pasado 12 de octubre para solicitar la cuestión de confianza al Gabinete Ministerial que preside, Mercedes Aráoz sostuvo que la meta del Ejecutivo para el año 2021 es que el 100% de hogares urbanos y el 85% de los de zonas rurales cuenten con el servicio de agua potable y desagüe. ¿Qué tan cerca estamos de lograr este objetivo?

En el año 2000, las Naciones Unidas promovieron que los países en vías de desarrollo disminuyeran a la mitad sus brechas de acceso a servicios básicos en los siguientes 15 años. En concordancia con dicho compromiso asumido internacionalmente, denominado Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), países como el Perú empezaron a diseñar políticas públicas agresivas para cumplir con las metas planteadas.

El diagnóstico implícito en el problema de acceso al agua potable decía que había que priorizar la inversión pública en el sector para garantizar que más familias peruanas dispusieran de este servicio básico en sus domicilios. Así, entre los años 2000 y 2015, el monto de los recursos públicos destinados al sector aumentó de manera impresionante: en el período 2001-2005 se destinaron S/. 750 millones, entre los años 2006 y 2010 dicho monto se elevó a S/. 10,000 millones y en el último quinquenio 2011-2015 llegó a S/ 19,500 millones.

En cuanto a acceso al agua, en dicho período se aumentó de 84.5 a 94.1% en las áreas urbanas y de 42.4 a 64.5% en las áreas rurales. Con estas cifras, Perú cumplió con el ODM en relación al agua. En el año 2015, las Naciones Unidas plantearon a los países nuevos retos en materia de desarrollo y acceso a servicios básicos, denominados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El ODS 6 propone ahora ir más allá del acceso y garantizar la provisión del agua y su gestión sostenible, así como el saneamiento para todos. Ello significa que el agua debe ser de calidad, estar disponible en la oportunidad y cantidad adecuadas y que su gestión debe ser sostenible.

Analizando el ámbito urbano, donde los servicios son gestionados por las Empresas Prestadoras de Servicios de Saneamiento (EPS), el cumplimiento del ODS 6 es un gran reto. Según la ENAPRES 2015, solo el 53% del agua es segura para el consumo humano. La continuidad promedio del servicio es de 19 horas al día, existiendo algunas regiones que no superan las 10 horas. Asimismo, la mayoría de EPS presentan márgenes operativos negativos, bajos niveles de micromedición y altos niveles de agua no facturada.

Durante la última década, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) ha contribuido con los prestadores, principalmente con financiamiento para incrementar la infraestructura. No obstante, desde hace poco, la gestión y gobernabilidad han sido puestos en agenda debido a que son clave para garantizar la sostenibilidad de los servicios.

Por ejemplo, en el 2013 el MVCS creó el Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (OTASS) con competencias para mejorar la administración y la gestión de las EPS. Una de sus principales herramientas es el Régimen de Apoyo Transitorio (RAT), que busca impulsar el reflotamiento de las EPS con problemas económico-financieros, de gestión empresarial o técnicos que afectan la sostenibilidad de los servicios.

La primera en ingresar al régimen fue la EPS Moquegua, en febrero de 2015. Esta experiencia señala que, entre otros avances, se logró incrementar el acceso y la continuidad del servicio de agua, principalmente en localidades donde la situación era precaria. Asimismo, los ingresos operativos aumentaron gracias a una mejor operación comercial. Además, las deudas con el Fonavi, la Sunat y los trabajadores fueron gestionadas con fraccionamientos y mecanismos alternativos de pago.

Desde el 2015 han ingresado 13 EPS a esta modalidad, de las 48 del ámbito del OTASS. Todas están todavía en el inicio del RAT y se espera que los efectos positivos de su implementación se produzcan en cada una de ellas igual o en mayores proporciones que en la EPS Moquegua. Con este y otros instrumentos que el MVCS viene promoviendo, el sector está encaminado a cumplir con los objetivos del Gobierno, así como el ODS 6.

 

Milton von Hesse (Director Ejecutivo) y Claudia Zavaleta (Analista Senior) de Videnza Consultores

1 comentario
  1. Ursula Vera
    Ursula Vera Dice:

    Como se puede hacer para que las comunidades de la ribera del Río Momon en Iquitos puedan tener agua potable. Es importante que los beneficios lleguen también a zonas extremas. Cualquier información que necesiten, estamos por esta zona para servirles.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *