Anemia en gestantes en el Perú, ¿cuál es la solución? (Parte 1)

Veamos algunas cifras del Perú entre los años 2010 y 2016: el PBI creció en 30%, la pobreza monetaria se redujo de 30.8% a 20.7% y la desnutrición crónica infantil pasó de 23% a 13%. Sin embargo, la tasa de anemia en embarazadas disminuyó únicamente 32.6% a 27.9% según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes). ¿Cómo acelerar este proceso?

En nuestro organismo, la hemoglobina es la encargada de transportar el oxígeno por la sangre a las diferentes células del cuerpo, y de tomar de ellas el dióxido de carbono. Cuando los niveles de hemoglobina disminuyen por debajo de los valores necesarios para satisfacer las necesidades del organismo, padecemos de anemia. En las gestantes, es una de las causas prevenibles más comunes de mortalidad materna. Además, si se presenta durante los primeros dos trimestres de gestación, las probabilidades del bebé de nacer prematuro y con bajo peso aumentan. En niños y adolescentes, la anemia afecta el desarrollo cognitivo, y en adultos disminuye la productividad.

La causa más común de anemia es el déficit de hierro. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que “las embarazadas tomen un suplemento diario por vía oral de hierro y ácido fólico con entre 30 y 60 mg de hierro elemental y 400 µg (0,4 mg) de ácido fólico”. En esa línea, en el Perú existe una Norma Técnica de Salud que establece la suplementación con hierro y ácido fólico para prevenir y tratar la anemia en gestantes, complementada con actividades de consejería y seguimiento para garantizar adherencia al tratamiento. Esta última implica tomar la medicación cumpliendo adecuadamente la dosificación y el tiempo prescritos.

Pese a que tomar suplementos de hierro y ácido fólico reduce la anemia, y que en países en desarrollo se han implementado políticas de suplementación universal en establecimientos de salud públicos, no se ha logrado disminuir significativamente la anemia en gestantes. De hecho, la OMS estima que más de 40% de gestantes en el mundo sufren anemia.

La principal limitación de estos programas de suplementación es la falta de adherencia al tratamiento. En el Perú, según la Endes, 29.3% de las gestantes no consumieron el suplemento de hierro y ácido fólico durante el embarazo o lo hicieron por menos de 60 días. ¿Cómo lograr que efectivamente cumplan el tratamiento? En Videnza Consultores estamos revisando literatura especializada y realizando entrevistas con expertos para proponer estrategias que combatan este problema. En nuestro siguiente post compartiremos los resultados.

Por: Nicolás Besich

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *